ENCAPSULADORA – El día en el que el sueño se hizo realidad

Y una mañana de primavera inversa -fría, nublada y lloviznosa como si aún fuera invierno- se cristalizó un sueño. En sí, se hizo real un proyecto. El trabajo duro de muchísimas personas que decidieron pensar en grande, en soluciones de fondo y llevarlas adelante sin que las piedras del camino pudieran detenerlos.

Con andar lento, por el sur de la Ruta 13 llegó a El Trébol la encapsuladora, esa maquinaria de gran porte, que es la fase final de un largo proceso y de proyecto ambicioso y certero, que pretende solucionar la problemática de los residuos sólidos urbanos. El elemento que faltaba en la Planta de Tratamiento.

El 2 de octubre quedará como un día histórico, memorable para la ciudad. Será recordado como el día en el que El Trébol concretó el anhelo de tener un medio ambiente más sano, con mayor calidad de vida, con más sueños, con mejor futuro.

Y como siempre se dice, no es casualidad. No fue azaroso. Hubo intensión del Gobierno que comanda Fernando Almada. Hubo decisión y acción para que la Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos se concretara y sea orgullo de la ciudad y de la provincia.

Mucho tiempo pasó, con muchas situaciones que generaron tragos amargos, que hicieron doler, que golpearon fuerte, pero siempre con la firmeza y con la creencia que en la verdad está la razón, y que el tiempo, con su sabiduría, sabe poner en su lugar.

Hoy, con ese tiempo transcurrido, con una hermosa historia protagonizada, El Trébol goza de una planta modelo, con tecnología de punta, con un equipo personal que se enorgullece de los logros, que infló el pecho cuando vio ingresar la encapsuladora en el predio. Que la miraron con la ilusión con que un niño mira un juguete querido.

Atrás están los incansables viajes, las gestiones, los formularios y demás cuestiones que marcaron el camino. La compra del terreno, la cinta transportadora, la prensa, la construcción del tinglado, el cerco perimetral, la cortina forestal, etc. Antes, los estudios de impacto ambientales, los estudios hídricos, la aprobación -de gran importancia- del Ministerio de Medio Ambiente de la provincia.

Enumerar hoy es una tarea sencilla, puede que algo falte de contar, pero en estos meses convertidos en años, cada punto, cada paso, fue arduo; pensando en no equivocarse, en hacer lo mejor, en priorizar el lugar en donde vivimos.

Dar solución local a una problemática mundial, no fue fácil, pero bastó con soñarlo, con creer que se podía, con saber que había contenido, que estaban los conceptos. Llegó porque hubo decisión, no solo de un gobierno, sino de toda una ciudad, que en mayor o menor medida acompañó y acompaña. Por todos y cada uno de los ciudadanos de El Trébol, hoy es una realidad.

Comentarios

comentarios