CASO CORNALIS – “No podemos bajar los brazos hasta que no se haga justicia”

María Juana continúa conmocionado por el brutal crimen del tesorero de la cooperativa láctea “22 de Marzo” de Eustolia, Héctor Cornalis, cuyo cuerpo sin vida apareció en la zona rural de Colonia Cello el pasado viernes 16 de abril.

Luego de la multitudinaria marcha en reclamo de justicia que se llevó a cabo este domingo, su esposa Patricia Suppo se mostró sorprendida por el acompañamiento y el apoyo de los vecinos. “Fue emocionante tanta gente, no esperábamos ver esa cantidad. Lo siento a Héctor que está conmigo luchándola. Creo que él también se sorprendió de ver toda esa gente.
No podemos bajar los brazos hasta que no se haga justicia y todos los que hicieron esto estén todos de por vida en la cárcel”, señaló en diálogo con el programa “Viva la Mañana” (RadioGuía FM 104.9).

A pocas horas del crimen, la justicia ordenó la detención de un masculino de Estación Clucellas, un ex empleado de la cooperativa láctea donde trabajaba la víctima. Además, fue secuestrado un automóvil Fiat 147 blanco, ya que se presume podría ser el vehículo en el que se movilizaban los delincuentes al momento del hecho.

En la previa de la audiencia imputativa que tendrá lugar este martes, destacó la labor del fiscal del caso, Carlos Zoppegni y la rápida actuación de la policía científica. “Sabemos que está bien encaminada la investigación, que ya está prácticamente todo esclarecido”, apuntó.

– ¿Cómo se enteró del hecho?
Vino mi cuñado a avisarme. Yo no tengo ningún contacto del personal de la cooperativa. El presidente le habló a mi hija, que hace la parte técnica, y ella le avisó a mi cuñado para que me venga a avisar.

– ¿Cómo fue transitar esas horas del secuestro hasta el momento de recibir la noticia que nadie quería escuchar?
Y entre medio una noticia que Héctor estaba bien. Esas noticias que circulan y que nosotros ya estamos cansados e indignados, porque hace tiempo que venimos sufriendo las mentiras de algunos medios, especialmente los grandes medios. Esa noticia le llegó a mi hija que estaba en casa que la ilusionó y terminó siendo una mentira. Cuando nos avisaron lo que había pasado, no podíamos creerlo, con mucha indignación y bronca no podíamos creer. A medida que iba avanzando la investigación y sabíamos lo que había pasado, más bronca todavía.

– ¿Se imaginaban o relacionaron algo con la persona que después fue detenida?
Cuando comenzó la investigación nos habían preguntado de esta persona porque se había desvinculado de la cooperativa en octubre pasado y nosotros enseguida dijimos que no podía ser. Era una persona muy allegada a Héctor, siempre lo ayudó, venía a casa con su familia. Cuando fue desvinculado por un segundo hecho ilícito en perjuicio de cooperativa en una asamblea con todos los socios, Héctor quedó muy dolido. Nunca había pensado que iba hacer una cosa así. Sin embargo, siempre lo siguió ayudando, siguió en contacto hasta los últimos días. Pero jamos hubiésemos pensado que podía hacer algo así. Por eso la bronca de saber que él y mucha de su familia también lo sabía.

– ¿Creen que fue una venganza?
No lo tomo por venganza. Yo creo que mucho resentimiento, mucha necesidad de dinero. Héctor le decía que se buscara un trabajo, qué iba a hacer sin trabajo. Seguramente como nos dijo el fiscal, se les fue de las manos, no era lo que pensaban. De todas maneras, esta persona es el primer responsable de todo esto. No importa si se les fue de las manos, ellos iban preparados, no fueron con armas, pero iban con manoplas y objetos contundentes que los usaron. No me importa si se les fue de la menos, ellos mataron.

– ¿Héctor había tenido algún problema días antes?
No para nada. Siempre estaban comunicados y le preguntaba por cómo estaban las cosas de Ramiro. A mí me hacía ruido que no había hecho nada después de haber quedado desvinculado. Le preguntaba si no era traicionero, y él me decía que es cascarrabias, pero no peligroso. A mí me extrañaba esa relación.

-El asesinato fue otro duro golpe para la familia, ¿cómo afectó esto a Ramiro, que se encuentra detenido desde septiembre en la Alcaidía de Sastre?
Realmente el personal humano que trabaja en la Alcaidía es increíble. No alcanzan las palabras para agradecer a todas las personas que trabajan. Los últimos meses de Héctor fueron de lucha para que se hiciera justicia por Ramiro. Realmente es una injusticia. Como lo dijo el fiscal en una nota, nos jugó en contra que durante mucho tiempo no se presentaron las pruebas que teníamos. Ahora tenemos un nuevo abogado que está haciendo bien las cosas y creo que pagamos un precio demasiado alto, pero ahora se empezó a mover esa causa. Hay un montón de pruebas de que esta situación fue armada, porque ya desde antes que esa noche se encontrara Ramiro con esta chica, ya había salido en Facebook un pedido de ayuda que había sido secuestrada con un cuchillo. Ramiro cayó en esa desobediencia que es el único delito que le podía corresponder, cayó porque fue todo armado. Desde febrero que venían hostigándolo y acosándolo, y cayó porque realmente estaba enamorado. Él no es una persona violenta, se lo pueden preguntar a cualquier persona de María Juana. La chica nunca presentó ninguna lesión a pesar de todo lo que dijo. Hay muchas contradicciones que lamentablemente en su momento no fueron usadas para demostrar la inocencia de Ramiro. En estos casos, hay que demostrar siempre la inocencia.

– ¿Los sorprendió el reclamo de justicia por Héctor y por Ramiro?
Si bien nuestro primer grito de justicia fue por Héctor, para que aparezcan estos asesinos cobardes, la gente se unió por propia iniciativa y comenzó a pedir también por Ramiro. Yo creo que es algo que estaba rondando en el pueblo, no muchos sabían que estaba detenido, no porque lo hubiésemos ocultado, sino que pensaban que estaba viviendo en otro lado. Y creo que fue el momento para que despertemos pidiendo justicia porque realmente es una gran injusticia lo que él esta pasado. También nos sorprendió a nosotros. Yo creo porque los últimos meses la pasamos juntos luchando con Héctor, era lo que queríamos y teníamos muchos proyectos para cuando Rami estuviese con nosotros. Estoy seguro que pronto va a estar.

-Unos días antes del asesinato de Héctor, la justicia le denegó la prisión domiciliaria a Ramiro, ¿cómo sigue la causa?
Fue denegada la prisión domiciliaria porque no se cumplían las condiciones del código penal de fondo. Se pidió pensando en el código procesal pero la jueza no dio lugar al pedido. Pero en realidad, esa audiencia fue muy positiva para nosotros porque fue la primera vez que una jueza le pidió al mismo querellante de la supuesta víctima, que tome medidas porque lo que estaba poniendo en las redes sociales era muy ofensivo. Eso para nosotros, si bien no se le dio la prisión domiciliares, fue sumamente importante porque siempre nos decían que no importaba lo de las redes. Uno viendo las redes puede conocer mucho a las personas. Gracias a nuestro abogado que se animó y tuvo la valentía de mostrar en la audiencia, aunque no correspondiese, la jueza pidió que se tomen medidas porque eran muy ofensivo lo que se estaba publicando. Imagínate que cuando nos pasó lo de Héctor, esta misma persona se estaba riendo de nuestro dolor y lo disfrutaba.

– ¿Cómo se sintieron con el apoyo de la comunidad?
Totalmente contenida desde la familia. Mi hija de San Francisco está acá con nosotros junto a mis otras dos hijas. El hermano de Héctor, su esposa, la mamá de Héctor, que está por cumplir 90 años y tienen una entereza y fortaleza increíble. Y esa contención del pueblo creo que es lo que nos ayuda a seguir. No podemos bajar los brazos. A mi cuánto me gustaría estar en mi casa tranquila, haciendo el duelo con todos los recuerdos y las cosas lindas, pero no podemos hasta que no se haga verdadera justicia. Todos tienen que estar en la cárcel de por vida, porque no se termina con esclarecer el caso. Nunca imagine sentirnos acompañados así de esta forma y es lo que nos da fuerza para seguir adelante. No pueden quedar así ninguno de los dos casos. En su memoria, es lo mínimo que podemos hacer.

Con la voz quebrajada de dolor y emocionada al hablar de su esposo y su hijo, Patricia afirmó que no se pueden permitir más injusticias. “Somos en general pueblos sanos en la zona y no tenemos que permitir que sigan pasando estas cosas. Tenemos que preservar nuestra tranquilidad en los pueblos”, insistió y no descartó una nueva movilización para reclamar justicia: “ojalá que la del domingo haya sido la última marcha porque no se necesiten más. A lo mejor tengamos que seguir haciendolo porque tienen que aparecer todos los culpables. Todos tienen que pagar”.

“Cuando veía en los medios la gente que salía hablar pidiendo justicia después de una muerte reciente, pensaba como podían hacerlo. Yo creo que son estas mismas personas que se nos fueron que siguen estando presentes las que nos dan esa fuerza. Yo no hubiese pensado que podría estar así hablando, pero es la única forma y lo vamos a seguir haciendo”, concluyó.

Foto: Gentileza Angela Halle

Comentarios

comentarios