Cuidados y alertas para evitar golpes de calor

En los últimos días, el calor del verano se hizo sentir con temperaturas por arriba de los 30º y sensaciones térmicas más elevadas aún, generando olas de calor y alertas por la peligrosidad de las mismas.

Desde el Servicio Meteorológico Nacional, advierten por el cuidado de la salud e instan a prestar atención a las Alertas por Olas de calor y Salud que se van emitiendo para que la comunidad pueda resguardarse y anticiparse a los sucesos.

Niveles de alerta y efectos sobre la salud

Verde: Sin peligro para la salud de la población.

Amarillo: Las olas de calor pueden ser peligrosas, especialmente los grupos de riesgo (bebes y niños pequeños, personas mayores de 65 años o aquellos con enfermedades crónicas: renales, cardíacas, respiratorias, hipertensión, diabetes y obesidad).

Naranja: Las olas de calor pueden ser muy peligrosas, especialmente para grupos de riesgo.

Rojo: Pueden afectar a todas las personas, incluso a las saludables, y no sólo a los grupos de riesgo.

Alertas 

  • En caso de alertas que ponen en riesgo la salud, las personas deben tener un plan para cada lugar (la casa, el trabajo, la escuela) en cuanto a: la refrigeración y/o ventilación del ambiente, los teléfonos de emergencias médicas y la ubicación de los centros de salud y hospitales más cercanos, así como farmacias de guardia (nocturna / 24hs.).
  • Mantener una reserva de los siguientes artículos: botiquín de primeros auxilios y medicinas de las personas que padezcan enfermedades crónicas. Contar con hielo y suficiente cantidad de agua segura en la heladera y estar preparados ante la posibilidad de cortes de luz.
  • Tomar precauciones con quienes puedan verse más afectados por el impacto de la ola de calor: familiares y vecinos de edad avanzada, niños pequeños, personas con alguna enfermedad crónica o con sobrepeso y quienes viven en situación de calle. Es posible que requieran ayuda, por eso es importante que cuentes con los teléfonos de emergencias, si alguna descompensación ocurriera en el hogar y/o en la vía pública.
  • Asegurarse de que las mascotas y otros animales tengan agua y sombra.

Recomendaciones durante el evento para evitar un golpe de calor

  • Hidratarse, tomar agua con mayor frecuencia (aún cuando no sientas sed). Procurar siempre consumir agua segura.
  • Evitar bebidas con cafeína o con azúcar en exceso, muy frías o muy calientes.
  • Consumir frutas y verduras y evitar las comidas abundantes.
  • No realizar actividad física intensa.

Con los más chicos

  • No esperar a que pidan agua. Ofrecerles continuamente líquidos, preferentemente agua o jugos naturales. En el caso de lactantes es recomendable darles el pecho de manera más frecuente.
  • Procurar que vistan con ropa holgada, liviana, de algodón y de colores claros.
  • Bañarlos y mojarles el cuerpo con frecuencia.
  • Evitar que se expongan al sol, especialmente de 10 a 16 horas. Luego de este horario colocarles gorro y protector solar.
  • Mantenerlos en lugares bien ventilados o con aire acondicionado (ya sea en tu casa o en lugares públicos).
  • Prestar atención a signos de alerta como: sed intensa y sequedad en la boca, temperatura mayor a 39º C, sudoración excesiva, sensación de calor sofocante, piel seca, agotamiento, mareos o desmayo, dolores de estómago, falta de apetito, náuseas o vómitos, dolores de cabeza, entre otros.
  • En los bebés, es importante asegurarse de que la piel no se encuentre muy irritada por el sudor en el cuello, pecho, axilas, pliegues del codo y la zona del pañal.
  • Ante la aparición de alguno/s de esto/s síntomas, acudí sin demora al hospital o centro de salud más cercano.

Comentarios

comentarios