Toda la región del centro oeste pide justicia por Florencia Gómez

El martes 13, no fue uno más en toda la región del centro oeste santafesino. Ciudades y pueblos conmovidos por el asesinado de María Florencia Gómez, marcharon pidiendo justicia.

Lo hizo San Jorge en la Plaza San Martín con una marcha multitudinaria en la que estuvo presente el Concejal Lisandro Schiozzi, quien fuera pareja de “Flor”. Entre lágrimas agradeció y pidió justicia a los presentes. Estuvo secundado por el Intendente Enrique Marucci y los restantes ediles de la ciudad.

Pero mientras San Jorge elevaba su pedido por el esclarecimiento del femicidio, otras ciudades y localidades de la región replicaban el mismo pedido.

Gente de diferentes ideologías políticas, credos y posiciones sociales se unieron con pancartas, velas y banderas clamando por la verdad y por el “nunca más”.

El Trébol sumó casi 400 personas en la Plaza, en la que también estuvieron presentes el Intendente Fernando Almada y los seis concejales. Al grito de “Florencia Gomez” y un eterno aplauso, abrazaron la plaza central de esta ciudad.

En Cañada Rosquín, un nutrido grupo de vecinos marchó desde la Plaza hasta la Comisaría local pidiendo justicia. Hubo velas y mucho dolor.

Lo mismo pasó en Sastre, ciudad cabecera del Departamento. Los ciudadanos se llegaron hasta el monumento central de la plaza y colocaron centenares de velas encendidas en homenaje a la víctima del femicidio ocurrido el pasado lunes en San Jorge.

También hubo movilizaciones en Casas, Las Petacas y San Vicente, mientras que en Carlos Pellegrini, la marcha está programada para hoy miércoles por la tarde.

El hecho

María Florencia Gomez, de 35 años, fue encontrada sin vida en un camino rural de la ciudad de San Jorge, el lunes por la tarde. Estaba semidesnuda y presentaba un fuerte golpe en la cabeza. Había salido a caminar como lo hacía de manera cotidiana.

Tenía dos hijas, de 2 y 4 años. No hay detenidos por el hecho y la carátula del caso fue “homicidio”. Se presume que antes de ultimarla, la violaron. Aún buscan al culpable.

Comentarios

comentarios