Hay que preocuparse? NO! Hay que ocuparse – Por Francisco Díaz de Azevedo

Tras una noche agitada en la que los mensajes, los rumores y las afirmaciones llovieron a granel, llegó la confirmación del caso positivo de Covid 19 en Los Cardos.

Esto provocó miedo, pánico, sensaciones extrañas, preocupación, ansiedad, enojo, inseguridad, intranquilidad e incertidumbre.

Un hombre de Los Cardos, mayor de edad, totalmente asintomático, que debía viajar y por ello, debía tener un hisopado, dio positivo. Esta persona, por motivos laborales, había estado en otra provincia unos días atrás. Hoy tiene Covid.

No importa si es camionero, productor, médico, contador o albañil. Pobre hombre! Le tocó a él. Le podría haber tocado a cualquiera. No lo maten! No lo discriminen! Arrópenlo! Abrácenlo! Ayúdenlo! Aliéntenlo!

No es culpa de nadie. Es culpa del virus!

No hay nada más gráfico que lo que pasó ayer. El Covid puede pasar barreras, controles y termómetros. De hecho, esta persona, nunca estuvo mal, nunca sintió fiebre, ni malestar, ni tos, no problemas respiratorios.

Es el Covid, que es así.

Pasó el control sanitario de esta ciudad y el del Club A. Trebolense, donde fue a practicar tenis como lo hace cada tanto. Estaba bien, en perfecto estado. Lo está también hoy. Lo estará mañana.

A que voy con esto? Que bueno… hay que aguantarse el cachetazo unos días. Lo hablamos en columnas pasadas. Iba a llegar y llegó. Nuestro Departamento San Martín ya no es exento del virus. Lo más probables que no lo haya sido desde hace muchas semanas.  Porque no se ve, no se puede visualizar y muchas veces, ni siquiera sentir.

Hay que aprender a convivir con ellos por ahora y mientras tanto. Pero lo que no hay es que sentir miedo.

Hay que tenerle respeto. Hay que cuidar a nuestros viejos y nuestra gente enferma. Por ende tenemos que cuidarnos nosotros también.

Y no entrar en pánico. Que estuvo en contacto con mucha gente? No se sabe, los comentadores de whatsapp hoy tienen una licencia que caduca mañana.

Hay otros contagiados? Por ahora no. En el club se cumplían los protocolos? TODOS! A rajatabla. Este señor se cruzó con chicos de otras disciplinas? No! No hay circulación de gente en el club.

Que deporte practicó? Tenis. Una disciplina con distanciamiento social. Cómo lo hizo? Sólo en una cancha con un profe a 25 metros. Como debe ser.

Hay que preocuparse? No!!!! Hay que ocuparse. Cada uno, ahora más que nunca debemos hacer los deberes. Debemos hacer las tareas propias. Debemos evitar transgredir cualquier regla, cualquier protocolo, cualquier método preventivo.

Y si en algún momento volvemos en esta ciudad a la Fase 1, bueno, habrá que agudizar el ingenio y luchar fuerte para volver a ser lo que fuimos y somos.

Decenas de pueblos en el país, confinaron rápido el virus y volvieron a la «nueva normalidad». No veo motivos por lo que nosotros no podamos hacerlo. Somos ciudadanos conscientes y además, hoy, con un poquito de «julepe» que, hay que reconocer, en estos casos ayuda.

Pero recuerden algo. Recuérdenlo siempre: Esto también pasará.

Comentarios

comentarios