La Biblioteca «Domingo Píccolo» se prepara para la apertura

CUANDO ESTABA SANO - El cartel destrozado el domingo.

La Biblioteca Popular Domingo Piccolo está a punto de volver a abrir sus puertas tras el largo periodo de aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia COVID19.

Al respecto, la presidente de la misma, Norma Bosio hablar sobre la reapertura y como fueron estos más de ochenta días sin atención al público.

“Estamos tratando de volver a la actividad pero todavía no nos han dado el protocolo para disponer la apertura y volver a las actividades normales. Estamos a la espera”, comenzó explicando sobre la nueva realidad de la institución.

“Vamos a trabajar con un horario de ochos horas de 9 a 17hs dado que con eso tenemos cubierto las horas, la gente puede ir en horarios en donde no hace tanto frio y también, podemos evitar la aglomeración de persona”, agregó.

La cuarentena

La profesora de inglés contó que hubo muchas personas que la pasaron mal y que tenían llamados a los distintos miembros de la Comisión para solicitar libros para poder pasar la cuarentena. “Ellos la pasaron mal y nosotros también porque no podíamos brindarles el servicio al cual estamos acostumbrados. La mayoría de nuestros asociados son personas mayores y grande lectores, creo que a ellos se les hizo difícil pasar todo este tiempo”, ahondó.

“No la pasamos del todo bien porque el hecho de que la gente no pudiera sacar los libros nos hizo sentir mal, pero no lo podíamos hacer como tampoco la cobranza ni el viaje a la feria del libro, que fue suspendida”, detalló con un poco de tristeza Norma.

Feria del libro

Claramente con la pandemia, la tradicional Feria del Libro en Buenos Aires no se realizó y la biblioteca optó por la alternativa de compra online, para poder brindar las novedades literarios a sus asociados.

“Se pudieron efectuar las compras en forma virtual, pero muchos libros que estaban previstos de comprar, hoy por hoy, no están en las editoriales y por eso, tuvimos que cambiar por otros libros. Todo eso demandó mucho tiempo y además, el correo está con mucha demanda y todavía no llegaron. Le pedimos a los asociados que tengan paciencia que todo es complicado”, relató.

“Ya no es como otros años que íbamos a la feria, volvíamos con todos los libros, se exhibían, se le daba entrada a los ejemplares y se los ponía a disposición de la gente”, recordó como se hacía con anterioridad.

Delivery y apertura

La presidenta de la “Piccolo”, contó que implementaron el delivery de libros, los martes y jueves. “La gente que desee acceder al mismo, tiene que comunicarse con la biblioteca. Se entregan en una bolsa de nylon y también pedimos que vengan, sea en una bolsa”, indicó y siguió: “Esos libros después quedan 48 hs  para desinfectarlos, y se aplica el protocolo que las bibliotecarias tiene”.

“Si se pudiera abrir pronto, solamente van a poder acceder dos personas con barbijo, disponemos de alcohol en gen y van a ser atendidos por la bibliotecaria. No queremos amontonamiento de gente”, amplió.

La cuarentena

“Esta situación nos afectó como a todo el mundo, no fue fácil pasar todo el día encerrados y mucha gente sin haber podido leer un libro. No es que no quisimos, no pudimos porque las condiciones no estaban dadas”, recordó sobre los días de confinamiento.

Norma señaló que más allá de esto, se siguió trabajando en forma virtual y en más adelante con el delivery. “Algunas personas preguntaron que es el link que le pasamos a los asociados, y es un acceso al catálogo de los libros que dispone la biblioteca, y entonces, pueden solicitar lo que desean leer y ver libro ya leyeron. Cada socio tiene su lunk, es individual”, afirmó.

Para cerrar, quien encabeza la institución manifestó: “Esperemos que todos volvamos a la normalidad lo más pronto posible y que podamos disponer del nuevo material”.

Comentarios

comentarios