ALMADA Y EL BALANCE DE LOS 60 DIAS DE CUARENTENA – «La noche del 19 de marzo nadie durmió»

El Intendente Fernando Almada mantuvo un diálogo abierto con El Trébol Digital sobre los 60 días de cuarentena, la pandemia en el país, el comportamiento de la sociedad, los momentos difíciles y lo que aún resta por venir.

En diálogo con este medio, dijo:  “Esto se da cada 100 años y nos tocó ser parte de esta historia en nuestra ciudad. Tenemos claro que el camino por recorrer es largo aún, ya pasaron 60 días, que parecen por momentos un abrir y cerrar de ojos y por momentos parece una eternidad. Pasó de todo y con variantes, desde el humor social, con el apoyo primario y lo que vino después. Pudimos mantener la ciudad sin contagios y sin circulación y es un dato no menor”.

El Intendente de la ciudad destacó:  “El trabajo era evitar que el virus no enfermara a nuestra ciudad. Más allá de las decisiones, hubo un entendimiento mayoritario de las medidas. Hay cuestiones negativas que resaltan más.  Yo aprovecho para agradecer el esfuerzo de la gente que está en sus hogares. Hay gente que hace mucho esfuerzo, hay chicos que no pueden volver a la escuela y gente que no puede trabajar”.

Almada subrayó:  “Si no hay esfuerzo compartido, el éxito no es posible. Hay momentos de complejidad y a veces tenemos que extremar la meditación sobre las medidas y el análisis de cada tema. Nos tenemos que poner el en lugar del otro, del que no puede trabajar, del que tiene n dificultades económicas y tenemos que demostrar el camino de la tolerancia”.

ETD – Cuál fue la decisión más difícil de tomar?

“La decisión más difícil o el momento más difícil fue el del 19 de marzo a  la noche. Cuando uno toma decisiones, hay sectores que no quieren acatar reglas y fue muy fuerte y chocante la manera en que se tomó la decisión del aislamiento. El Presidente lo anunció a las 10 de la noche y a las 0 hs. Comenzó todo con un montón de medidas que no estaban publicadas y los decretos no estaban redactados. Fue un momento de mucha incertidumbre, esa noche ninguno durmió y no sabíamos cómo íbamos a enfrentar las dificultades. Con el paso del tiempo, creí entender por qué se hizo todo así, entendimos que si se hacía con uno o dos días de anticipación se iba a generar un caos social importante. Tenía que ser una medida tajante”.

Y agregó:  “Hubo otros momentos duros. Más allá de las dificultades vimos una reacción y un acompañamiento ciudadano importante. Vimos que podíamos trabajar en conjunto. Después algunas miradas vuelven a su origen”.

Comentarios

comentarios