PONS Y LA DANZA – “Hay que reinvertarse y este es un gran momento de aprendizaje cultural”

Argentina lleva hoy 41 días de aislamiento social, preventivo y obligatorio. La pandemia COVID19 cambió la vida del mundo, y la gente espera que todo termine para retomar su rumbo y otros, que sin opción, deben readaptarse al presente y tratar de construir un nuevo camino.

Con cuatro décadas de trayectoria con el Ballet El Trébol, la experta en danzas y directora de esta institución, Graciela Pons, habla sobre este presente y cómo repercutió la pandemia en la danza.

“Nunca antes habíamos vivido un parate presencial como éste. Muy pocas veces el ballet tomó vacaciones en verano, pero es diferentes. Estar en cuarentena es excepcional”, comenzó explicando Pons, quien celebra el Día Internacional de la Danza -un arte libre, amplio y sin fronteras- lejos de los escenario pero con el alma pegada a ella.

El ballet de la nueva era

En esta nueva vida, Graciela cuenta que el contacto con los alumnos y bailarines es permanente. “La cuestión académica se reprogramó con lo que hoy se llaman “clases virtuales”, que es un tema que nos hizo repensar el formato de las tareas para que no sea una mera réplica de lo que sería estar en el salón de clases”, profundizó.

“En estas circunstancias hay que reinvertarse con nuevas estrategias pedagógicas”, sostuvo y continuó: “Hay que aprovechar la vida familiar para que los chicos indaguen las tradiciones y las historias familiares. Es un gran momento de aprendizaje cultural. El folklore no es otra cosa que el SABER DE LOS PUEBLOS y esos saberes están en las familias, en los álbumes de fotografías, por ejemplo. En recordar canciones de las infancias de los mayores;  en recordar juegos del pasado. En fin, es un bagaje que tiene un valor incalculable en la construcción de las identidades y este es un momento más que propicio para poner en valor las culturas familiares. Bueno, es un gran tema y habría mucho por decir”.

Las giras postergadas

El ballet tenía planificada una gira en Brasil en este mismo mes, pero el cierre de las fronteras, el aislamiento social y todos los hechos conocido hizo que eso no fuera posible. “En cuanto a las giras, los festivales internacionales y demás, está todo cancelado con miras a reprogramaciones. No nos olvidemos que esta pandemia es MUNDIAL”, explicó.

Pero más allá de esto, Pons mencionó que “se están generando festivales desde las redes, que no deja de ser un formato interesante en épocas de aislamiento, sin medios de transporte y demás; aún a cuenta de importantes pérdidas económicas tanto para artistas como para organizadores”.

“Esto es en todos los órdenes y es lo que nos tocó, y hay que ser creativos y pacientes. Con Ballet El Trébol teníamos gira programada para el 11 de abril que de hecho quedó sin efecto, y así cientos de grupos del mundo entero. En nuestro caso los Festivales están siendo reprogramados sin fechas ciertas. Todo depende del curso de lo que estamos viviendo en todos los países”, detalló.

La danza en el mundo

La reconocida trayectoria de Graciela Pons en la ciudad, el país y el mundo hace posible que conozca las otras realidades alrededor de la tierra y como lo están pasando en otros hemisferios.

“El contacto entre los actores del mundo de la danza, el folklore, los actos culturales en general es fuerte. Y es en estos momentos, es cuando sale a la luz la fortaleza de las organizaciones nacionales e internacionales. No hay día sin propuestas hermosas en las redes; en cuanto a cómo formalizar video conferencias, o cómo publicar artículos en revistas y medios de comunicación; festivales virtuales, etc”, indicó.

Con la sapiencia que la caracteriza, la directora del Ballet hablo sobre el futuro y lo vislumbro mejor: “Creo que cuando pase todo esto estaremos más juntos que siempre. Es una situación dramática la que está padeciendo la humanidad y tanto el dolor como la alegría, acercan en vez de distanciar. En el mudo del arte es así”.

La danza en su día

El Día Internacional de la Danza, éste año es una explosión de muestras contó la profesora que señaló que los niños, adultos y adultos mayores de todos los continentes, están en Red saludándose, ofreciendo sus colores, sonidos y movimientos. “Hoy mismo encontramos a niños de El Trébol saludándose con niños del otro lado del mundo. Son experiencias más que significativas para todos nosotros, chicos y grandes”, testificó.

“En la danza trabajamos con los cuerpos y la corporeidad desde los inicios de la humanidad, ofrece lecturas más que elocuentes aún sin usar las palabras. Los CUERPOS EN MOVIMIENTO es la consigna, y desde allí expresarnos sin represión”, pronunció sobre ese arte.

“En la jerga decimos que hay que resabiar los cuerpos, y estoy convencida de ello, porque después de la pandemia cambiarán algunos códigos en el mundo de la danza”, concluyó Graciela Pons.

Comentarios

comentarios