Perotti viaja a Europa y países árabes a buscar fondos para obras

El gobernador electo Omar Perotti irá a Europa y países árabes en una gira relámpago de tres días para reunirse con inversores institucionales para poner en marcha fondos que la actual gestión avanzó pero que no fueron ejecutados para obras de infraestructura. Irá a Viena, Dubai y Abu Dhabi. También se definió a que quiere armar su propio presupuesto a partir del próximo 10 de diciembre para el 2020.

En la ciudad del Viejo Continente, Perotti se reunirá con representantes del Fondo de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (Opep) para el Desarrollo Internacional (OFID), rubricado en octubre del 2018 por el actual ministro de Economía, Gonzalo Saglione, que le permite a la provincia acceder a un préstamo de 50 millones de dólares. Es un crédito con una amortización de 18 años con cuatro de gracia, y una tasa de interés del 5 por ciento anual.

El dinero se destinará a financiar parte de la segunda etapa del acueducto de Desvío Arijón, que abastecerá de agua potable a varias ciudades del oeste provincial, entre ellas, Rafaela.

Esta segunda etapa de la obra tiene dos grandes fuentes de financiamiento. El proyecto estaba estimado -el año pasado- en 2.600 millones de pesos, y el Estado provincial ya contaba con otros 80 millones de dólares procedentes de un crédito del Fondo de Abu Dhabi, y tramitaba este segundo préstamo de la OPEP.

Por eso, Perotti luego de Viena viajará a Dubai y Abu Dhabi para retomar el contacto con los representantes de los fondos árabes para también activar esos recursos.

Con ambas operaciones, la provincia logra financiar mediante créditos externos prácticamente el ochenta por ciento de los trabajos. La primera etapa del acueducto de Desvío Arijón que tiene su toma de agua sobre el río Coronda, fue inaugurada en febrero de 2017, y en esta instancia abastece a las localidades de Santo Tomé, Sauce Viejo y Desvío.

Reconducir el presupuesto 2019

En paralelo a la decisión de viajar en la búsqueda de fondos se confirmó que frente al agravamiento del escenario económico, el «equipo técnico» del gobernador electo en la mesa de transición con la actual gestión le blanqueó que prefiere armar su propio presupuesto 2020 una vez que asuman a partir del próximo 10 de diciembre.

La Constitución establece que se debe presentar en la Legislatura antes del 30 de septiembre, y en caso de no llegar a esa fecha el Ejecutivo debe solicitar una prórroga de los plazos, que normalmente se autorizan.

Si bien los denominados equipos “técnicos” y “políticos” de Lifschitz y Perotti se vienen juntando, cambiando algunas figuritas sobre las cuentas de la provincia, aparecieron los chispazos y la invitación para el “armado” conjunto del presupuesto 2020 no convenció a la gestión entrante y quiere armar su propio proyecto de recursos y gastos para el año próximo.

Antes de las Paso, desde el círculo de Perotti presuponían para diciembre un escenario macro y microeconómico más ordenado que el actual. Por eso, ante la actual y creciente incertidumbre, primó también en su equipo la posición de “reconducción” de las cuentas provinciales para el año próximo, en una primera instancia, y armar el presupuesto una vez asumida la gestión después del 10 de diciembre.

La idea es que vez sentado en el sillón de Estanislao López tendrán también un poco más de certeza con lo que pretende hacer el gobierno nacional que asuma en diciembre, que tiene en la columna del debe una masa importante de fondos con Santa Fe.

Perotti con la reconducción del presupuesto 2019 no quedaría atado para el inicio de su gestión frente a una posible reconfiguración de algunas secretarías o direcciones, que lo podría hacer igual con el presupuesto aprobado porque así lo permite la ley de Administración Financiera. Tampoco quedaría abrochado en la asignación de partidas relacionadas con la obra pública –que rondaría en unos 6.000 millones de pesos, otros hablan de 2.000 millones- o la política salarial, donde Lifschitz está decidido a entregarle el mando con la “cláusula gatillo” vigente hasta su último día de gobierno.

Además, por el lado de los recursos, el gobernador electo aún no sabe qué pasará con el paquete de reformas fiscales que implementó en este último tiempo el presidente Mauricio Macri de asumir Alberto Fernández, como la desgravación del IVA en alimentos prevista hasta diciembre, ni otros recursos coparticipables y subsidios desde Nación, ni de las transferencias de la Seguridad Social que tendría que haber ingresado en marzo pasado, y aún están pendientes y si seguirán con esa fórmula en 2020. La lista es aún más grande, e incluye la deuda por la detracción indebida de coparticipación que tiene fallo de la Corte Suprema.

Fuente: Infosastre.com.ar

Comentarios

comentarios