AGUSTIN CAFFARO – «Este es un grupo muy especial que tiene aún mucho por dar»

Agustín Caffaro cumplió uno de los grandes sueños que todo basquetbolista tiene cuando su carrera empieza a despegar hacia las grandes ligas: Jugar un Mundial con la Selección Argentina. Y no sólo eso, sino que el oriundo de Piamonte, Santa Fe hizo historia con un gran equipo conducido por Sergio «Oveja» Fernandez, que llegó a la final con una perfomance inolvidable.

El joven de 24 años, puso un pie en Argentina de regreso de China y dialogó con este medio.  «Creo que hicimos un gran torneo. Tuvimos una preparación larga que comenzó en Bahia Blanca y con los Panamericanos como competencia oficial y eso nos dio rodaje y experiencia para llegar de la mejor manera al Mundial».

Una familia que ilusiona al mundo del básquetbol

Agustín es el mayor de tres hermanos basquetbolistas con un futuro brillante. Se trata de un hecho inédito en Argentina y de un presente que puede convertirse en un futuro de película. Su hermano Francisco, de 19 años, con 2,13 mts. ya está en las filas de Virginia Cavaliers y su proyección es enorme. Esteban, de 15 años (2.01 mts) juega aún en Trebolense de El Trébol, club donde también se inició Francisco y ya fue convocado a las Selecciones de Argentina y Santa Fe.

Agustín, pivote de 2,10 mts. tuvo minutos en cancha en casi todos los partidos de Argentina en este mundial.  «Los amistosos con España y Francia nos sumaron mucho y nos ayudó a llegar a donde llegamos. De entrada veíamos difícil poder estar entre los mejores del torneo. Serbia y Francia estaban en el camino y también jugábamos contra equipos que tenían 5 jugadores de la NBA en su plantel. Partido a partido fuimos tomando confianza en defensa y en ataque y eso nos llevó a donde llegamos. En partidos como cuartos de final y semis llegamos con el autoestima muy alta».

La final fue un match aparte. Una España sin fisuras neutralizó el juego argentino y las máximas figuras ibéricas estuvieron en su mejor día a la hora de inclinar la cancha a su favor.  «Duele un poco perder la final porque se te escapa el título pero España fue justo merecedor de la copa. Nos sacaron de nuestro juego e hicieron todo bien», analizó Caffaro.

El joven, que ya estuvo y en las filas de Libertad de Sunchales, Sportmen de Rosario, Boca Juniors, Huracán de Trelew y que ahora forma parte del tetracampeón San Lorenzo de Almagro, llegó al equipo principal peleando por un lote y una plaza para China 2019.  «Cuando dejé de jugar en Libertad de Sunchales me tomé 5 días de descanso y enseguida arranqué. No sabía si iba a estar en la Pre Selección pero me puse a entrenar fuerte porque quería tener mi chance. Cuando llegué a Bahia estaba preparado y peleé por un lugar en el equipo que por suerte se me dio».

Caffaro y Scola

Tener a Luis Scola en el equipo, representó para toda la selección un plus de experiencia y motivación. Para Agustín, con sus jóvenes 24 años, no fue la excepción.  «Scola es un líder súper positivo. Es un ejemplo a seguir adentro y afuera de la cancha», señaló el mayor de los Caffaro y agregó: «A los 39 años entrena como si tuviera 20 y sigue perfeccionándose para buscar su mejor versión. El muestra que el único secreto es el trabajo duro. Creo que demostró que el trabajo paga con el torneo que hizo. Fue clave para nosotros y fue parte del quinteto ideal del campeonato y uno de los goleadores del torneo. Luis es un ejemplo a seguir para todos nosotros».

CON SCOLA – Experiencia y juventud con la misma camiseta.

Comentarios

comentarios