GANÓ LA VIOLENCIA – La final de reserva entre el “Verde” y el “Canario” se juega el sábado y sin público

Este viernes, por la noche, se debía jugar la final de Reserva entre El Expreso y La Emilia, pero los incidentes generados en la tarde del domingo, cambiaron los planes.

La Liga Departamental de Fútbol San Martín, la policía y ambos clubes decidieron que el partido se juegue el sábado, desde las 14hs, a puertas cerradas y sin público.

Unos pocos violentos, que definitivamente no se los puede llamar hinchas, volvieron a la carga y se robaron, una vez más, la fiesta del fútbol.

Este partido decisivo, no tendrá color, no habrá banderas, ni se verán papelitos volar. Las familias y amigos, esos que acompañaron durante todo el año, no podrán disfrutar del encuentro.

Y principalmente, los jugadores, que se sacrificaron arduamente para lograr los resultados, no tendrán partido festivo.

Acertada o incorrecta, es la decisión fácil. No fueron más de 10 0 15 personas por hinchadas las que protagonizaron los desmanes y agresiones y por ellos paga el resto. La gran mayoría que miraron el partido y permanecieron en sus lugares, sufriendo, alegres, tristes, esperanzados, en fin, con las miles de reacciones que una persona apasionada por el deporte puede tener. Pero con conducta.

Simplificar desde una mera opinión, tal vez también sea fácil, pero ante estas situaciones, lo correcto, lo apropiado y necesario, sería que los violentos, esos pocos, fueran los que se perdieran el partido. Los que no deberían entrar a la cancha nunca más, o por lo menos, por un buen tiempo, hasta que aprendan y comprendan, que el fútbol es un deporte, una diversión, donde se gana y se pierde. En donde hay rivales y NO enemigos.

Comentarios

comentarios