PARTE 1 – “Autogestores”, un espacio de integración

Desde algún tiempo, en silencio y con mucho esfuerzo y trabajo, se generó un espacio para albergar a personas con discapacidad, con el objetivo de fortalecer su interacción con el medio y que pueden ser ellos mismos, los gestores de su vida.

Bajo esta pauta, surgió en El Trébol el programa “Autogestores”, que es un proyecto de la Fundación “Itineris” que llegó a través de la Nación.

Todos los miércoles, en el NAC/Punto Digital, Nerina Abba y Carola Lombardo, trabajan como “facilitadoras” y son quienes impulsan y movilizan este gran trabajo con personas con discapacidad intelectual.

“El objetivo es que cada persona pueda ser tener un rol más activo en su vida, que logre la autonomía, o ser lo más autónomo posible.  El fin es que tengan libertad y puedan ser partícipes activos de la comunidad y ver que necesitan ellos como personas con discapacidad en la sociedad.  Todo esto se pude lograr si cada uno es autónomo de su vida y toma decisiones propias de su vida”, explicó Lombardo sobre el trabajo que realizan.

El trabajo

“La Fundación “Itineris” manda para trabajar diferentes materiales y nosotras, en base a las necesidades que van surgiendo en el grupo, vamos poniendo diferentes objetivos”, sostuvo Abba.

“Lo que surgió primero fue plantearnos que necesidades hay en el grupo, cual es la necesidad puntual. A partir de la salida de la escuela especial no hay ningún lugar, excepto el Taller Protegido, que los contenga y acompañe en el proceso para lograr la inserción laboral y tampoco, hoy en día”, ahondó sobre el contexto social actual y las no oportunidades que existen.

Inclusión laboral

En la ciudad, como en otros lados, hay pocas empresas que contraten personas con discapacidad intelectual y es necesario que se comience a hacer esa inserción. “Es importante acláralo porque muchos se jactan de contratar personas con discapacidad y son motrices o físicas, que no terminan siendo la discapacidad intelectual que es la parte de la sociedad que no está contenida”, especificó una de las facilitadoras.

“En la ley que existe y que dice que en el sector público debe haber un porcentaje obligatoriamente de personas con discapacidad, nombra a la discapacidad en general, y no se hace hincapié en la discapacidad intelectual, que en este momento tiene muchas más limitaciones para alcanzar una vida plena que otras personas”, especificó Carola Lombardo.

“Surge también la inserción  social y cultural de ellos. Lo que se plantea no es que la sociedad los aparta y no los integra, es que ellos no salen de sus casas. ¿Y por qué no salen de sus casas? Porque claramente lo que falla es el deseo de lo que tienen ganas de hacer. Ellos no tienen o no están inmersos en la posibilidad del deseo igual que cualquier otra persona”, explicó.

Los chicos no tienen la facilidad para decidir o plantar la semilla de decir sobre ellos mismos. “Quedan no incluidos y acá es donde “Autogestores” llega para que puedan decidir y poder verse como dueños de su vida, crear mi autonomía, realizar mis actividades de la vida diaria básicas y que puedan hacerlas por su cuenta”, especificó.

Objetivos

“Eso sería el máximo objetivo. Es un sueño que cada uno pueda tener un trabajo, que merecen y que pueden hacer. Ellos pueden, dependiendo de cada uno, dar distintas cosas, no es cuestión de emplearlo por cumplir, sino emplearlo para explotarlo al máximo sus capacidades y todo lo que puede”, manifestó.

“Lo que tratamos de hacer es sacar el foco de la FALTA. No solamente con discapacidad, porque siempre se está poniendo el foco en lo que al otro le falta. Empecemos a ver que todos podemos dar y todos podemos dar cosas distintas”, cerraron Abba y Lombardo.

Comentarios

comentarios