SIN PARITARIAS – AMSAFE preocupado por el decretazo de Macri

    En una medida que seguramente generará repercusiones, el presidente Mauricio Macri firmó un decreto que deroga la paritaria nacional docente y modifica el régimen de discusión con los gremios de la actividad que se venía desarrollando desde la sanción de la Ley Nacional de Educación.

    Daniel Vacchieri Secretario Gral. de  AMSAFE en el  Depto. San Martín  en dialogo  con san Jorge Virtual explicó  los  alcances de  la derogación y señaló que los gremios comenzaran a reunirse para  establecer los pasos a seguir.

    “Este decreto modifica una del año 2007, básicamente se habla de que se modifican sólo la representatividad gremial en las paritarias, sino y es más preocupante todavía, que queda sin efecto la discusión de la paritaria nacional”, comenzó diciendo.

    ¿Qué es esto? Se preguntó y explicó el gremialista: “Hasta el año 2016 se discutía a nivel Nacional un piso salarial para que a partir de ahí cada uno  de las provincia con mayor o menor recurso pueda estar discutiendo el salario básico para todos los docentes del país. A partir del años 2017 se fijó arbitrariamente que ningún docente como piso podía estar por debajo de un 20% del salario mínimo vital y móvil, cuando hablamos de esto, estamos hablando de 11 mil pesos, no estamos hablando de grandes valores”.

    “En este nuevo decreto se refuerza esto y este año está en papeles a través de la firma de este decreto, no sólo desaparece la paritaria nacional, sino que también en ningún puno, y así lo hace saber el Art. 10 de este, a nivel nacional se discute salario. Que las entidades gremiales cuando se reúnan con el Consejo General  de Educación van a estar discutiendo condiciones laborares, formación docentes, pero nada que ver con salarios”, ahondó sobre la decisión del Gobierno Nacional que dirige Macri.

    “Esto va a ameritar un consenso con todos los gremios para saber cómo se viene toda esta cuestión y que va a ser en los próximos días”, indicó al mismo tiempo concluyó que el Estado pretende instalar un piso máximo de 15% de aumentos salariales, que están lejos de los números inflacionarios.

    Comentarios

    comentarios