AÑO NUEVO – Una parte de la comunidad le dijo NO a la pirotecnia cero

En la noche del 31 de diciembre de 2017, o más bien la madrugada del 1º de enero de 2018, se celebró la llegada del año nuevo y fue con pirotecnia.

Lejos estuvo de aquellos festejos de años atrás con el cielo totalmente iluminado, pero que hubo pirotecnia, la hubo. Y está prohibida por ley y ordenanza.

La noche se mantuvo calma hasta las 23 y 40 hs. aproximadamente, cuando un sector de la sociedad, avisó que quería festejar la bienvenida del año con ruido y luces. Hubo ladridos de mascotas asustadas y también cachorros que huyeron de sus hogares.

Sobre las 00 hs. en el momento del brindis, la sirena tradicional que suena en la ciudad fue el punto de ignición de una serie de detonaciones que comenzaron a sucederse desde diferentes sectores de la ciudad.

Las últimas bombas sonaron a las 0.20 de la madrugada del año nuevo.

No fue un gran show de luces y fuegos, pero estuvo lejos del silencio casi esperanzador de la última Navidad.

El problema fueron los perros, las mascotas y sobre todo, que está prohibido. Es ley, es normativa y es ordenanza. Pero para la sociedad Argentina eso sigue siendo lo de menos.

Porque cumplir las reglas es crecer como país. cosa que una parte de los argentinos no parece muchas veces dispuesta a hacerlo.

Comentarios

comentarios