MUERTE DE SILVIA CASTAÑERA – Juan Vega imputado

La mujer asesinada en El Trébol tenía más de 10 golpes en la cabeza

El fiscal Carlos Zoppegni imputó a Juan Vega -el albañil de 44 años de El Trébol, acusado de asesinar a su ex pareja, Silvia Castañeda, el sábado por la noche-, en una audiencia realizada durante la tarde de ayer en los tribunales penales de San Jorge. El sospechoso fue acusado de cometer homicidio triplemente agravado, por el vínculo, alevosía y por violencia de género, a lo que se sumó en concurso real una medida adoptada por el Juzgado Civil por violación de domicilio y desobediencia a una orden de funcionario público, en virtud de que Vega tenía una disposición de exclusión del hogar emitida por un juez civil.

“Si bien estas últimas dos calificaciones son dispuestas por ley y hacen también al encuadramiento del hecho sólo la primera medida amerita el dictado de la prisión preventiva y una condena de prisión perpetua”, explicó el fiscal.

En ese contexto, el representante del Ministerio Público de la Acusación adelantó que en la audiencia de medidas cautelares, que se realizará mañana (MIERCOLES) solicitará la prisión preventiva mientras permanece a la espera de resultados de pericias específicas y un cúmulo de medidas ordenadas al personal de la comisaría y a la Policía Científica.

En tanto detalló que según los resultados que evidenció la autopsia realizada en Santa Fe sobre el cuerpo de la víctima, surgió que la mujer recibió diez golpes, todos focalizados en la zona de la cabeza y que le ocasionaron el estallido del cráneo. “Ni siquiera tenía lesiones en el rostro y no había golpes en ninguna otra parte del cuerpo. A su vez, la ausencia de otras heridas, hace suponer que la víctima no tuvo posiblidad de defenderse”.

“Ahora tenemos que continuar con la investigación para saber si el hecho ocurrió en algún otro lugar de la casa, sentada, dormida o bien en el patio -como contó el agresor-, y en ese caso fue sorprendida por los golpes”, explicó Zoppegni.

Por otra parte, los médicos también determinaron que Vega no tenía ningún tipo de lesión, lo que refuerza la hipótesis de que mintió cuando contó en la comisaría que había sido atacado por su ex pareja y en la mecánica de defenderse le quitó el caño de gas y la golpeó, ocasionándole la muerte sin intención.

El agravante por violencia de género fue acreditado por el fiscal ante el juez, Jorge Patrizi, con un expediente que se inició en sede civil en 2016, donde la mujer denunció al albañil por maltrato, violencia familiar y situaciones desagradables en la relación de pareja.

Según contó el fiscal, en esa causa hubo numerosos avatares entre los que se destacan pedidos de atenuar las medidas de restricción que imponía el juez civil. “En oportunidades dejaron sin efecto la restricción bajo el argumento de proteger a la niña de 11 años que tenían, pero luego volvían a pedirla. El 7 de abril se registró el último movimiento en ese expediente que fue una presentación espontánea de ambos integrantes de la pareja, en la que él acordó ante el juez excluirse del hogar y mudarse a la casa de una hija mayor que tuvo con una pareja anterior”.

Otro de los detalles que surgió en el día de ayer, que contraría la versión inicial del imputado, fue que la hija de la pareja estaba presente en la vivienda cuando ocurrió el femicidio. “Lo que no se pudo determinar es si la menor observó la escena o estaba en otra dependencia. Aún permanece en estado de shock y más adelante se analizará si es posible que aporte detalles a través de la cámara Gesell”, dijo el fiscal.

También se supo que Vega, después de golpear a su ex pareja, llevó a la nena a la casa de su hija mayor a quien le confesó: “Cuidámela, me voy a entregar a la policía porque me mandé una macana. Tuve una pelea con Silvia, le pegué con un caño en la cabeza y no se si esta viva”.

Zopegni indicó además que “aún restan algunas pericias como el cotejo de los celulares para determinar si hubo llamadas y entre quiénes se realizaron, además faltan algunas declaraciones pero toda la evidencia que se colectó es suficiente para imputar al sospechoso y pedir la prisión preventiva”.

El caso

Cuando transcurrían los primeros minutos del domingo, Juan Vega llegó en medio de una intensa llovizna a la comisaría 4ª de El Trébol para dar cuenta de que su concubina había sufrido una descompensación. Según relató, se hallaba en el patio de su vivienda, ubicada en la llamada “manzana 93”, en una zona de casas humildes ubicada en el sudoeste de la ciudad.

Cuando el personal de la comisaría llegó hasta el lugar, se encontró con el cuerpo sin vida de una mujer de 43 años y con indicios de haber sido golpeada con un objeto contundente. En un primer momento Vega dijo que la mujer, Silvia Castañeda, había intentado golpearlo con un caño y que, al intentar defenderse, él la golpeó a ella, pero las pericias de forenses y policía científica no avalan sus dichos.

Fuente: La Capital

Comentarios

comentarios