¡Alerta! Apareció una Yarará en San Jorge

En la jornada del miércoles, en la ciudad de San Jorge, personal de la EPE encontró una serpiente del tipo “Yarará”, que es muy venenosas y su picadura puede provocar la muerte.

El reptil, al momento del hallazgo, estaba ya sin vida y colgado en un alambrado en las cercanías del cementerio de la vecina localidad y no se sabe quién ultimó a la misma.

Ante esta aparición, la Municipalidad de San Jorge, lanzó información importante a la comunidad para saber cómo actuar ante la presencia o mordedura de una de ellas.

La proliferación de serpientes se da producto de la emergencia hídrica que nuestra zona atraviesa. Algunas recomendaciones fundamentales son tener especial cuidado para evitar mordeduras, saber cómo actuar en caso de que ocurra y, fundamentalmente, distinguir las que son venenosas de las que no.

A pesar de que estas serpientes son de hábitos más bien nocturnos, como no pueden regular su temperatura, circulan buscando lugares en donde resguardarse y suelen hacerlo en espacios en donde transita la gente, incrementándose la posibilidad de toparse con una de ellas.

La prevención es similar a la de cualquier otra alimaña o animal que puede transmitirnos enfermedades: limpieza exhaustiva de los domicilios y peridomicilios, cortar el pasto muy corto, desmalezar, limpiar. Es importante además, conocer los tipos de serpientes que hay o puede haber en la zona en donde uno vive. Aprender a distinguir las ví­boras de las culebras; tener precaución al atravesar pajonales, montes, sendas poco transitadas, campos de cultivos, etc. Se recomienda usar botas de caña alta, pantalones y guantes de cuero grueso y revisarlos antes de colocárselos. En caso de trasladar niños, hacerlo sobre los hombros y no dormir en el suelo y a cielo abierto en zona de hábitat de ofidios, sea rural o semirrural.

Es aconsejable llevar perros de compañí­a y/o un palo terminado en horqueta cuando se sale al campo. Revisar los alrededores de la vivienda periódicamente, la leñera, los gallineros, y desmalezar los alrededores para evitar población de ratones y lauchas que son su alimento de las víboras. No introducir las manos en huecos de árboles, nidos o leñeras.

Signos de alarma y asistencia

El alerta por mordedura de un ofidio y cómo sospecharlo, incluye tener presentes como síntomas iniciales dolor intenso en la zona, marcas de la mordedura e hinchazón del área.

A la persona afectada hay que mantenerla en reposo, tranquilizarla y administrarle abundante lí­quido (agua o té).

Solo en los primeros minutos ni bien ocurrido el accidente se puede apretar el contorno de la herida suavemente con los dedos para provocar la salida de sangre, sin causar más daño en la zona, que también puede lavarse con abundante agua.

Se debe transportar –pidiendo auxilio o con movilidad propia– inmediatamente a la persona al centro de salud más próximo, en donde se evaluará qué hacer y si debe recibir suero antiofídico o no.

Lo que no hay que hacer

No hay que dar a la persona herida bebidas alcohólicas, ni remedios caseros. Tampoco, como se creía antes, aplicar ligaduras ni torniquetes en el brazo o pierna mordidos. Menos todavía cortar o quemar la herida.

Tampoco aplicar desinfectantes, “chupar” la herida o aplicar suero antiofí­dico sobre esa lesión o alrededor de ella.

Al ser mordido, ¿Es necesario para la persona reconocer qué tipo de serpiente es la que lo picó?

Lo más importante es ir inmediatamente a una institución asistencial. Si el centro médico al que el afectado llega, está capacitado y conocen lo que es una mordedura de cascabel o de yarará, no sería necesario, porque los signos en la región en la que la persona fue mordida, son inconfundibles. Si te muerde una culebra o una boa, vas a tener un pinchacito, dolor y nada más.

En cambio si te muerde una yarará enseguida empieza a haber hemorragias, edemas, sangrado por los dos orificios de los colmillos e incluso puede haber hemorragias basales y trastornos de la coagulación de la persona. Es muy característica la mordedura de yarará.

Sobre el reptil

Todas las yararás son venenosas y pertenecen al género Bothrops Alternatus. Está la yarará grande, la yarará chica y la ñata. Acá en la Provincia de Santa Fe se encuentra la grande, y la chica.

¿Por qué atacan?

El comportamiento de ellas es agresivo pero solo por el hecho de defenderse. Igualmente no es lo mismo la descarga de veneno que puedan hacer si vos vas caminando y la pisas, que si la venís molestando y te muerde. En el segundo caso, descargan una cantidad mucho mayor de veneno y hay un riesgo mayor para la persona mordida. Pero las mordeduras tienen que ver solo con una actitud de supervivencia.

Ante la mordedura de una serpiente, dirigirse de inmediato al Centro Asistencial más cercano. Una mordedura de éstas características, si no es tratada de forma correcta, puede llevar a la muerte.

Fuente: Sanjorgevirtual.com.ar

Comentarios

comentarios